lunes, 17 de febrero de 2014

El deber de dar la vida

Si bien ya he dejado clara mi opinión al respecto del aborto en otra entrada del blog, retomaré el tema sin volver a explicar lo ya dicho, para plantear un ejercicio de reflexión. Pongamos por caso los siguientes ejemplos: 

Ejemplo1: Luis es un médico privado de clase media-alta con capacidad y medios para curar afecciones que ningún otro es capaz, como en el caso de la enfermedad mortal de Elena. Sin embargo, Elena no tiene dinero suficiente como para pagar el tratamiento que ofrece Luis. 

Ejemplo 2: Laura es una senderista que paseaba por el monte mientras Juan practicaba tiro disparando a unas latas. Por error alcanzó a Laura con una bala malhiriéndola en sus riñones. Ahora necesita urgentemente que le donen uno para seguir viviendo y no hay ninguno disponible para ella.

Ejemplo3: Silvia cruzó sin mirar por el medio de la carretera, justo por delante de María. María, para esquivarla, dio un giro tan cerrado que volcó su coche y quedó muy malherida. Ahora necesita a alguien a su cargo las 24h del día, por el resto de su vida.* 

En los tres casos, o bien la persona mencionada es la única capaz de salvarle la vida a la otra (Luis, con su tratamiento) o bien un despiste o error de cálculo de Juan y Silvia provocaron a otros una situación de dependencia extrema: la necesidad de un riñón o unos cuidados para poder seguir viviendo. En los tres casos, aportar esas tres cosas no provocaría la muerte de Luis, Juan ni Silvia, aunque sí podría cambiar o reducir un poco o muchísimo su vida, libertad y economía. En ninguno de los tres casos se obliga por ley a Luis, Juan ni Silvia a aportar ninguna de esas tres cosas a quienes han quedado en esa situación por su imprudencia o a quienes sólo ellos pueden salvar, sino si acaso, en los dos últimos casos, a ofrecer una indemnización por los daños (que puede no llegarles o no servirles de nada para poder salvar su vida). La mayoría de la gente, de hecho, consideraría abusivo o injusto que desde el gobierno se obligase a Luis a endeudarse o invertir una gran cantidad de su dinero en el tratamiento de alguien que no conoce de nada; o que se le quitase a Juan un riñón por su error o condenase a Silvia a cuidar a María el resto de su vida. 

Sin embargo pongamos ahora el caso de Raquel, que se quedó embarazada por un fallo en los métodos anticonceptivos. 

Sucede que en este y sólo en este tipo de caso, Raquel sí está obligada por ley (en España y otros países) a poner su cuerpo, su salud, su dinero y su libertad al servicio de otro individuo (que yo no considero tal hasta como mínimo el segundo trimestre, pero eso ya lo he tratado aquí) por haber hecho algo sobre lo cual existía una remota posibilidad de que, por error, provocara una concepción. Una posibilidad que, en el caso de métodos como, por ejemplo, el preservativo, la píldora o el DIU, es seguramente mucho más remota que la posibilidad de atropellar a alguien cuando cogemos el coche o la posibilidad de disparar a alguien si nos ponemos a practicar tiro en el monte, sin embargo ¿se consideraría moralmente culpable y un asesino a quien por error atropellase a un peatón o disparase a alguien practicando tiro, ya que sabía que existía una remota posibilidad de que eso pudiese pasar y aún así realizó esa actividad? Si la respuesta es positiva, para ser coherentes, no deberíamos hacer prácticamente nada, pues siempre existe una remota posibilidad de provocar algún mal, por el cual seríamos irremediablemente culpables y deberíamos pagar. Si la respuesta es negativa ¿por qué, entonces, una mujer que haya mantenido relaciones sexuales consentidas es culpable si se queda embarazada y debe “hacerse responsable” de las “consecuencias de sus actos”, en tanto sabía que existía esa remota posibilidad? 

Luis no tiene porqué tratar ni reducir su nivel de vida para tratar a una persona que no conoce de nada, aunque la vida de ésta dependa de ello. Juan no está obligado a someterse a una operación tan invasiva por un pequeño error, nadie le obligará a poner su cuerpo a disposición de nadie. María no tiene ninguna obligación de cambiar por completo su vida y pasar a centrarla en Silvia por un despiste. Para Raquel no hay errores, despistes ni “es un desconocido” que valgan ¿El caso es distinto en ella porque no es una omisión de un acto la que provoca la muerte, sino que ella misma provoca una muerte? No, tampoco esto cambia nada. Si los cigotos pudieran sobrevivir fuera del útero de una mujer y ella se negase a que el proceso continuase de esa forma, quizás podría hacerse esa crítica. Pero la cuestión es que lo que ella quiere no es matar a nadie, sino no someter su útero, su cuerpo, su salud, su vida, su dinero, su libertad… a la vida de nadie (no olvidemos que un embarazo –ya sin contar la crianza posterior- afecta a todas estas cosas) ¿Que como consecuencia de querer echar a alguien de tu cuerpo éste muere? Sí. Pero no es una consecuencia pretendida, sino prevista (si es que sois deontologistas a la caza de un culpable), al igual que en el caso de Luis, Juan y Silvia (¿o es que acaso lo que ellos buscan es que muera Elena, Laura o María?).

Pero sobre esto, como guiño al argumento de Judith Thomson, podríamos aún hacer más analogías: si un día te levantas cosido a un desconocido cual hermano siamés, y la separación de éste implicaría su muerte ¿considerarías que es tu deber permanecer cosido a esa persona? Si unas personas te secuestran y la única forma de liberarte es matarlos (o pidiéndole a otro que los maten) ¿también considerarías que es tu deber no hacerlo, porque matar está mal? Si una persona intenta violarte y, también, la única manera que tienes de librarte es matándolo, o dándole permiso a un policía para que lo mate ¿tampoco lo considerarías justificado? Si estos últimos dos ejemplos te parecen distintos por el tema de la culpa que tendrían tus agresores, supón que tienen enfermedades mentales que les impiden ser conscientes de lo que hacen o el daño que causan, pero, a pesar de ser tan inocentes como el cigoto que Raquel lleva en su útero, causan también tanto daño como el que podría causarle a Raquel el cigoto que lleva en su útero. En todas estas y otras situaciones similares que puedas imaginar, ¿es tu deber no causar la muerte bajo ninguna circunstancia, independientemente de las consecuencias que pueda causar para tu vida, integridad física o psicológica? Si es así, ¡felicidades! Eres un/a santo/a. Sin embargo, la mayoría de las mujeres no queremos ser beatificadas, por lo que si quieres salvar la vida de cigotos inocentes, te aconsejo que vayas a las clínicas abortivas a pedir que te los implanten a ti misma en el útero (o en los testículos).


*He tratado de poner ejemplos sencillos para no alargar mucho la entrada ni centrarla en enrevesadas analogías, pero es probable que por su extrema simplicidad no sean los más adecuados y se le puedan poner muchas pegas. No obstante, pueden pensarse decenas de ejemplos más complejos y bien atados, porque la idea que quería transmitir no varía: nunca se obliga a nadie a que dé tanto por otro (salud, integridad física y psíquica, libertad, dinero...) por un "error", y menos por un "desconocido" (sí, al cigoto recién implantado no lo conoces de nada y nunca has querido conocerlo, cuando el embarazo es indeseado), como a una mujer embarazada a la que se le impide abortar.

6 comentarios:

  1. Siento temor cuando se considera que una mórula, al cigoto, un feto no desarrollado de diez semanas, etc, son una persona, que desde el momento de la concepción, el instante en el que se une un espermatozoide y el óvulo, ya existe la persona y esta debe disfrutar de los mismos derechos que el resto. Me parece que esa idea da lugar a conflictos serios, comparación extrañas de los pro-vida, etc.

    ¿En tu explicación, apoyas la idea de que es defendible deshacerse de un feto consecuencia de un accidente, sea cual sea su estado de desarrollo, porque para algunas personas su existencia es una agresión futura grave?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que haya ninguna necesidad de llegar a eso. Hay tiempo más que de sobra para abortar antes de que el feto desarrolle sintiencia. En una situación extrema en que no hubiera tenido oportunidad de abortar antes porque hubiera estado secuestrada durante los 6 primeros meses o algo así... pues sí, supongo que tampoco condeno que se haga en ese caso, si es que no ha tenido otra oportunidad. No obstante a partir del final del segundo trimestre, que, por lo que tengo entendido, es cuando el feto desarrollaría la capacidad de sentir de acuerdo a las últimas investigaciones ( http://www.rcog.org.uk/files/rcog-corp/RCOGFetalAwarenessWPR0610.pdf ), éste ya podría sobrevivir en muchos casos fuera del útero de la mujer, por lo que "deshacerse de él" no tendría que implicar su muerte.

      Eliminar
  2. En los tres primeros ejemplos que das, ninguna persona tiene el legítimo derecho de matar a la otra por haber cometido algún accidente (sea cual sea).

    Si lo comparamos con el aborto, sí sucede eso: por un accidente de una (o más) personas hay un embarazo, y esa persona embarazada está en su legítimo derecho de asesinar a esa nueva persona (que lo es, sin dudas, después de los seis meses) porque las personas que tuvieron relaciones sexuales cometieron un accidente (y no el cigoto-embrión-feto, que nada tenía que ver). ¿Por qué el cigoto-embrión-feto tendría que, en todo caso, pagar un accidente (no creo que una persona deba ser condenada por un accidente tampoco) que él no cometió? Ayudar no es un deber, respetar sí; matar a un feto es faltar el respeto a esa persona por nacer (que surgió de un accidente; podrás poner el ejemplo de un accidente automovilístico, pero eso es directo: el accidente causa una muerte o la pérdida de la salud de alguien*), que Juan no quiera ayudar a alguien por un accidente que él cometió no es una falta de respeto, simplemente no tiene por qué hacerlo.

    Estar cosida a otra persona no es un proceso fisiológico completamente adaptado para llevar a cabo. Un embarazo sí lo es.
    ¿Ahora resultan ser los cigotos-embriones-fetos secuestradores y violadores de úteros?, no tienen por qué ser condenados de algo que no tienen la menor idea, ni mucho menos de un accidente (además cometido por alguien más).
    Sí justificaría, en una defensa personal, que se haya matado a la persona agresora con el intento de escapar. ¿Se intenta defender de un cigoto-embrión-feto una persona embarazada para escapar de un proceso fisiológico completamente compatible con su fisiología (a menos que haya patologías)?

    Una persona con enfermedades mentales, si secuestra a alguien, es culpable igual, la cuestión es que no debería ser condenada por sus actos; una persona que intenta escapar de la misma, se está defendiendo más no la está condenando.

    Mi integridad psicológica podría suponer que, para no morir mañana tengo que matar a alguien, ¿entonces debería matar a alguien por mi imaginación y debería incluso respetarse mi postura?: (si) una mujer cree que un embarazo es una enfermedad, lo cual atenta con su integridad psicológica, ¿debería, entonces, asesinar a la persona que tiene dentro suyo por una imaginación errónea de parte suya e incluso debería respetarse su postura?

    Se puede dar en adopción. Supongamos que no puede ser así, una mujer se ve 'atada' a su hija(o) (quien ya nació), ¿considerarías que para "liberarse" de su hija(o) debería poder matarla(o) y se debería respetar su postura?, ¿cuál sería la diferencia de hacerlo dentro o fuera del útero?

    [*] Tener relaciones sexuales con ciertas personas puede generar, por accidente, un embarazo (y no la pérdida directa de la salud de alguien, ni la muerte directa de alguien), la creación de una nueva persona (que también tendría derechos) perfectamente saludable, en el interior del cuerpo de alguien perfectamente compatible para ese proceso (a menos que haya patologías, repito). Andar en automóvil puede causar la pérdida de la salud de alguien más, directamente (lo cual no otorga ningún derecho a la persona que cometió el accidente de poder elegir qué hacer con la accidentada); la persona que cometió el accidente, ¿estaría en todo su derecho de asesinar a la accidentada (muy malherida) porque fue quien cometió el accidente y no quiere lidiar con un supuesto futuro vengativo o con una (hipotética) ley que cobre multas mensuales en esa situación?¿Por qué, entonces, si una mujer está embarazada sí tiene el derecho de asesinar a alguien por un supuesto futuro sin libertad y más gastos económicos (cuando puede, perfectamente, dar en adopción)?

    Después del primer trimestre de embarazo, consideraría el aborto si atenta contra la salud (ahí sí podría compararlo con un secuestro o "estar cosida").

    ResponderEliminar
  3. La mujer tanto como el hombre tienen que tener pleno derechos sobre su cuerpo. Y no juzgarlas, nadie sabe mejor q una mujer lo q significa un embarazo o acaso nosotras les decimos a ellos q no se hagan una vasectomia? Por favor cada uno siendo mayor de edad debe poder elegir sobre su cuerpo.

    ResponderEliminar
  4. Decir que una mujer trans es más mujer o sabe que es ser más mujer que una mujer biológica es misoginia y una tontería.

    ResponderEliminar
  5. Con los mismos argumentos podría justificarse el abandono o el asesinato de personas recién nacidas. No me parece que esté justificado. Si, como el ejemplo que diste, la mujer hubiera estado secuestrada y por tanto no pudo abortar, la responsabilidad en cuanto a la existencia del feto estaría situada sobre quien secuestró a la mujer (lo mismo en caso de violación): quien abandona a la persona ya nacida, en caso de que lo haga, sería quien violó sexualmente y secuestró a la mujer (la mujer no es responsable y por lo tanto no se podría hablar de abandono por parte de ella -en todo caso debería decidir si adoptar o no a la persona que se formó en su útero*-, pero que no sea responsable no justifica el asesinato -dentro o fuera del útero- de esa persona -nacida o no- ya que la causante directa de ello sí sería la mujer).

    (*) No tendría el deber de adoptarlo, no es su responsabilidad. Pero sí tiene el deber de respetar, por ejemplo, su integridad física (en caso de estar dentro del útero, inevitablemente, implicaría continuar con la gestación).

    Ahora bien podría darse el caso de un accidente (olvido, fallo de método anticonceptivo, inadvertencia, etc.). Las analogías hablan de eso: de accidentes. Si no fue intencional, no existe responsabilidad tampoco. Sin esa responsabilidad no puede existir un deber en ayudar, pero sí en respetar. Por lo tanto me parece completamente válido que alguien elija si ayudar o no a otra persona en una situación de la cual no es responsable: si quiere donar o no, si quiere salvar o no, si quiere ocuparse o no (pero no de elegir si asesinarla o no, por ejemplo "para que no sufra más", pues tiene el deber moral de no hacerlo). Sucede que respetar a un feto de supongamos cinco meses implica continuar la gestación, de lo contrario sería un asesinato (que no me parece justificado, a menos que sea completamente necesario: que corra riesgo la vida de la mujer, por ejemplo). Si afecta a nivel psicológico, no me parece justo recurrir al asesinato. Es como justificar asesinar a alguien por agresión verbal constante (cosa que puede durar mucho más que nueve meses: como el acoso laboral o escolar) cuando te afecta a nivel psicológico con el pretexto de que "es para recuperar la salud mental". Es una cuestión de grados y de tratar de no agredir (lo menos posible dentro de las posibilidades de la situación).

    Preciso que hablé de "personas" refiriéndome a seres lo suficientemente desarrollados como para sentir (que es el caso, efectivamente, de fetos de cinco meses). No veo problemas en abortar un embrión sea por el motivo que sea (incluso si se trata de un motivo irracional), así como no veo problemas en menstruar o eyacular millones de espermas. La sociedad en general y sobre todo la iglesia es responsable de la existencia de muchas personas por dos principales motivos: 1) fomentar el desuso de métodos anticonceptivos y 2) prohibir la IVE incluso en los primeros meses de la gestación; deberían involucrarse económicamente, como mínimo.

    ÚltimA anónimA (20 de septiembre de 2014, 16:29): una mujer de 15 no es, ante la ley, una persona mayor de edad. Pero debería poder tener el mismo derecho de elegir sobre su cuerpo que una persona de 22. Además la mayoría de edad varía por país.

    ResponderEliminar